DANIEL ESPARZA HERNÁNDEZ

El inminente inicio de campañas electorales someterá a los políticos a esquemas inéditos en comunicación y temas de salud y economía, donde las promesas tendrán que ser tangibles en tiempos muy cortos.

La alta expectativa creada por los gobiernos actuales está siendo el principal lastre de los integrantes de dicho partido, que nos recuerda aquella famosa campaña de Ernesto Zedillo: “Bienestar para tu familia”, que luego se confrontó la dura realidad ocasionada por el error de diciembre, la devaluación del peso, la falta de empleos y la quiebra de muchos negocios.

Hoy el #Covid19 la caída en los servicios de salud y el quiebre de muchos negocios formales e informales está imponiendo condiciones especiales a la propaganda electoral, que difícilmente podrá resolverse con dádivas de despensas, cubre bocas, gel, etc.

Los aspirantes tienen que pensar seriamente que podrán hacer en temas de salud, donde la duplicidad de servicios federales, estatales, municipales y privados, aunado a la eterna falta de recursos hace casi imposible ofrecer soluciones rápidas y concretas.

Lo mismo sucede en economía, donde los políticos siempre han olvidado que los empleos no los produce el estado, sino las empresas. Los tiempos en que se engrosaban las nóminas de burócratas para cumplir en parte sus compromisos, ahora están agotados.

¿Cómo fomentar el empleo cuando el distanciamiento y la reducción de la planta productiva es lo recomendable? ¡Esa es la cuestión!.

Acerca de Daniel Esparza Hernández

Licenciado en Periodismo por la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán (UNAM) . Maestría en Ciencias de la educación y administración de la Educación Superior. 30 años de experiencia en periodismo, radio y TV; comunicación social privada, federal, estatal y municipal