DANIEL ESPARZA

El triste papel de un gobernador, como el de Guerrero Héctor Astudillo, convertido en el Gran Censor de una campaña publicitaria además de un abuso de poder autoritario demuestra la falta de criterio en comunicación de nuestras autoridades.

La supuesta lluvia de críticas en Redes Sociales, donde tampoco abundan los expertos, hizo que en forma autoritario un gobernador ordenara bajar el video y calificarlo de inoportuno e inútil. Sin embargo, el video se convirtió en noticia a nivel nacional y ha sido de los más buscados, arropado por aquello de que lo prohibido es lo más atractivo.

El video es un llamado al turismo joven que busca vida nocturna, romance y experiencias alocadas que al parecer irritó a los tradicionalistas de la publicidad que quieren mantener la imagen del Acapulco de los clavadistas de la Quebrada y el paseo en mulitas por la Roqueta.

Recientemente leí a Gabriela de la Riva, en su libro La X de México, que precisamente hace un llamado a incorporar la innovación a lo tradicional de México, para incorporarnos a los nuevos conceptos publicitarios..”Las marcas no se construyen con trucos comunicativos aislados…por espectaculares que sean; se construyen con acciones concertadas en torno a una narrativa única, una narrativa que no le rehuye al conflicto, que muestra una dirección sin esconder los retos”

Sin embargo, la comunicación oficial espera que todo lo que anuncia siempre reciba aplausos, bombos y platillos, sin considerar que nunca hay mala publicidad, sino mal encausada.

Parece increíble que Acapulco no esté consciente del atractivo que tiene para miles de jóvenes, a raíz de programas como Acapulco Shore que difunden esa imagen de un lugar divertido, en el que el gobernador Astudillo, en lugar de criticarlo, debiera respaldar mejorando la seguridad, porque ese sí es su trabajo.

Cuando Disney anunció la producción de Blanca Nieves, con un presupuesto millonario para una películas de largo metraje en dibujos animados, todos los diarios pronosticaron su fracaso y a partir de entonces esperaron la fecha de la premiere para presenciar el rotundo éxito de Blanca Nieves, que abrió una nueva variante en el negocio de Disney.

“Catinflas” fue duramente cuestionado por su personaje en “Ahí está el detalle” donde pocos creían que su forma de hablar pudiera ser atractiva en cine. Sin embargo, Cantinflas se convirtió en un baluarte de México y la industria cinematográfica.

Así que señor Astudillo, dedíquese a mejorar la seguridad del Estado y dejé la labor de censor publicitario.

Acerca de Daniel Esparza Hernández

Licenciado en Periodismo por la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán (UNAM) . Maestría en Ciencias de la educación y administración de la Educación Superior. 30 años de experiencia en periodismo, radio y TV; comunicación social privada, federal, estatal y municipal